Primer centro en Canarias dedicado en exclusiva a Oftalmología veterinaria.
Herpesvirus felino

Ver imagen

Es un virus específico de gatos que es considerado como la causa más común de conjuntivitis y enfermedad respiratoria superior en estos animales (Rinotraqueítis viral felina).

Los animales suelen presentarse con una historia previa de estornudos y secreciones oculares, a veces ya completamente curados semanas o meses antes. Entonces los síntomas suelen limitarse a los ojos con parpadeo, legañas y a veces úlceras, que normalmente son de difícil y prolongado tratamiento.

Pueden afectar a un ojo o los dos.  Los gatitos pequeños se ven expuestos a menudo a edades tempranas y muchos muestran síntomas leves o medios y terminan desarrollando resistencias bien por sus propias defensas o bien tras la vacunaciones de rutina. Es un virus que se trasmite por vía aérea, siendo muy contagioso entre gatos. No es contagioso a otras especies (incluido seres humanos). Sin embargo, no todos los gatos de una misma casa pueden mostrar síntomas en función de su grado de inmunidad.

Los Herpesvirus pueden permanecer “dormidos” y latentes en las terminaciones nerviosas alrededor de los ojos y reactivarse meses o años después de la infección original, generalmente asociado a episodios de estrés (como trasporte, enfermedades…). Esto ocurre aproximadamente en un 15% de los casos, de forma similar a como sucede en personas con la infección por Herpesvirus simplex que provoca periódicamente las conocidas como “calenturas o fiebres” alrededor de labios y nariz.

Si no se trata a tiempo, no es infrecuente que la enfermedad ocular progrese rápidamente y al complicarse con infecciones bacterianas provoque serios daños como perforación ocular y pérdida de la visión e incluso del ojo.

El tratamiento de la herpesvirosis felina es complicado, como el de muchas enfermedades víricas, debido a que los virus deben vivir en el interior de las células del huésped y alteran su ADN, con lo que las medicaciones han de impedir la reproducción del virus sin matar las células hospedadoras. La recuperación completa requiere de la activación eficiente y exitosa del sistema inmune del animal para eliminar el virus.

La herpesvirosis felina puede dejar numerosas secuelas como cicatrices corneales o adherencias conjuntivales que pueden provocar una opacidad de la córnea y/o una obstrucción de las vías de drenaje lagrimal (que puede resultar en un lagrimeo persistente).

Otras complicaciones posibles pueden ser ojo seco (por daño de la glándula lagrimal), queratoconjuntivitis eosinofílica (por ataque inmunomediado a la córnea) o secuestro corneal (que requiere normalmente tratamiento quirúrgico).

Volver arriba

Clínica Ocular Veterinaria
Dr. Clinio Díaz Delgado
C/ Daoiz, 3. Las Huesas - Telde - Gran Canaria
© Copyright 2008 - Desarrollado por IEKS